Blogia
Rosalva

Politica

Lecciones de las elecciones 2006 (primera vuelta)

Lecciones de las elecciones 2006 (primera vuelta) Todo parecía indicar que el improvisado personaje de los fusilamientos y las nacionalizaciones creía tener ganada la elección para presidente del Perú.

Una vez mas la realidad nos enseña algunas lecciones. Primero que en política nada esta dicho, solo hasta cuando se pronuncia el verdadero objeto de la democracia, es decir el pueblo, los ciudadanos que emiten su voto.

Estos que en los últimos años han sido objeto de análisis por su fragilidad y su espontaneidad en la emisión de su voto, hoy nos dicen que ya no tiene ese componente indeciso que los caracterizaba hace mas de una década. Si algo he aprendido en estos meses de campaña es que se reflejaba la toma de decisión de un pueblo harto de demagogia, de mentiras y promesas no cumplidas. Ahora nos dice, no soy tan fácil de engañar con frases elocuentes, ni promesas de bien común, ni de justicia para todos.

Hay un síntoma de conciencia, de responsabilidad en el voto emitido. No va a ser fácil para los candidatos que pasen a la segunda vuelta "encandilar" a los electores con sus poses politiqueras, hará falta mas que eso, mas propuestas serias, posibles, factibles, no promesas de bienestar para todos, ni de paraísos terrenales. Ahora habrá que pensar mas, antes que hablar, esa es la lección para los políticos tradicionales y para los improvisados aventureros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La aventura de los miembros de mesa

La aventura de los miembros de mesa Me tocó, ser miembro de mesa titular en una zona muy alejada de la ciudad de Lima, en Canto Grande San Juan de Lurigancho.

Allí constaté que la mayoría de los jóvenes de 18 a 20 años no sabe votar, ni mucho menos por quien votar. Llegaban a la mesa como cuando les toca dar examen y no saben nada, temblorosos tratando de preguntar que hacer con la cedula de votación que solo al verla era impresionante y al abrirla abrumadora, cualquiera se mareaba con tanto candidato y tanto símbolo.

En el escrutinio ni hablar, demoramos mas de dos horas en hacer el conteo de votos en la hoja borrador inmensa que la Onpe nos dio, primero para presidente, luego para congresistas con sus respectivos votos preferenciales, ya casi al borde del desmayo teníamos que hacer también el conteo de votos para el parlamento andino.

Finalmente llenar mas de 55 actas interminables..... eso para una muestra, de los resultados saque un pronostico, si en esa zona en donde aparentemente debía ganar Humala estaba tan apretada la votación entre el Lourdes y Alan, ni hablar de un triunfo para el improvisado.

Me fui a casa muy agotada pensando en las lecciones que nos da la vida, en que la política tiene sus aventuras, en el buen sentido de la palabra, pero que lo mas importante es educar a nuestros hijos, no quiero ver a mi hijo llegar a votar con esa cara de angustia con que lo hacían los chicos de Canto Grande, y eso que en la lista figuraban como que habían terminado la secundaria.... ese es el futuro del Perú? nos preguntamos los miembros de mesa y nos dio temor el seguir así, por eso debemos trabajar muy duro en educar a nuestros hijos en sus derechos ciudadanos en política, digamos no a la llamada antipolitica. Espero sus comentarios

Elecciones 2006. Una decisión ciudadana

Elecciones 2006. Una decisión ciudadana

Después de un tiempo me atrevo a escribir algunas líneas, estuve muy ocupada en la campaña electoral, tal vez un tanto hastiada de ser parte (aunque sea profesionalmente) de un fenómeno extraño para el entendimiento político.

Esta campaña esta plagada de incertidumbres, de miedos, de ira, desconfianza, golpes bajos y de improvisación. Todo lo que sea político en el Perú se ha desprestigiado, a tal punto que la gente cree que ser político es ser ladrón, estafador, o comechado. Esto en gran parte es el resultado de la acción de muchos de los políticos tradicionales que estando en partidos políticos no han sido suficientemente capaces de ser controlados mediante  normas éticas, o normas de conducta política y social. Aún cuando se aprobó la valla electoral  esta no ha sido suficiente. El resultado mas de una veintena de candidatos presidenciales.  

Con todo eso, lo mas agravante de esta contienda electoral es el fenómeno de la improvisación, el desenfreno político de quienes quieren hacer creer que el extremismo, la violencia y la imposición mal entendida como mano dura puede prosperar para superar los males que nos aquejan como nación. 

Me pregunto ¿qué garantiza al pueblo un buen gobierno?, las frases y los gritos matonescos, ¿la frase ya gastada de “trabajare por los mas pobres?, ¿fusilare a los corruptos?. A quien o quienes se engañan con eso?, ¿cuántas veces el pueblo ha hecho caso de las frases, de los discursos y demás mentiras políticas de campaña?. Cuando el pueblo ya nada escucha y nada cree, surge la mas completa enajenación de su voluntad y eso es lo que esta pasando, hay una especie de obnubilación de la razón por la desesperación y la rabia contenida de un pueblo frustrado en sus aspiraciones, marginado en sus necesidades y no atendido en sus demandas.

Me pregunto ¿qué garantiza al pueblo un buen gobierno?, las frases y los gritos matonescos, ¿la frase ya gastada de “trabajare por los mas pobres?, ¿fusilare a los corruptos?. A quien o quienes se engañan con eso?, ¿cuántas veces el pueblo ha hecho caso de las frases, de los discursos y demás mentiras políticas de campaña?. Cuando el pueblo ya nada escucha y nada cree, surge la mas completa enajenación de su voluntad y eso es lo que esta pasando, hay una especie de obnubilación de la razón por la desesperación y la rabia contenida de un pueblo frustrado en sus aspiraciones, marginado en sus necesidades y no atendido en sus demandas.Razones no faltan, pero el problema no es solo hoy, la cólera, la rabia, la sin razón. El derecho de elegir implica también un deber CIUDADANO, palabra aun no aprehendida en nuestro pueblo, no tenemos ciudadanía, vamos a la urnas cada 5 años para jugarnos una lotería, un azahar, sin saber si el voto que otorgamos esta bien o no, si garantiza o no el futuro de un país en el que nacimos y en el que probablemente moriremos. La pregunta es, que hay del futuro, cuando se construirá un futuro si estamos siempre solo reaccionando frente al presente, si estamos ocupados en nuestras angustias diarias e inmediatas y no en el país en el que tendrán que vivir nuestros hijos. 

Seguro que ustedes dirán, que eso lo resuelvan los que vienen después. No es tan simple, lo que hacemos hoy repercute mañana, o tal vez pasado, pero igual tiene sus consecuencias. La experiencia de la deuda, de las inversiones mal hechas, de la corrupción desenfrenada, es la que viene de antes y que nosotros hemos heredado, siendo así legaremos a nuestros hijos muchos males, pocos criterios para salir de estado de cosas en el que estamos y seguiremos siendo un país subdesarrollado de todo, de cultura, de economía de tecnología, de educación, ni hablar de ciudadanía.

Seguro que ustedes dirán, que eso lo resuelvan los que vienen después. No es tan simple, lo que hacemos hoy repercute mañana, o tal vez pasado, pero igual tiene sus consecuencias. La experiencia de la deuda, de las inversiones mal hechas, de la corrupción desenfrenada, es la que viene de antes y que nosotros hemos heredado, siendo así legaremos a nuestros hijos muchos males, pocos criterios para salir de estado de cosas en el que estamos y seguiremos siendo un país subdesarrollado de todo, de cultura, de economía de Ya quedan pocas horas para hacer uso de nuestro derecho ciudadano y a mi me toca ser miembro titular en la mesa de votación, vaya responsabilidad esta que por primera vez me toca. Pero insisto, votemos con conciencia, con responsabilidad, con razón, no por miedo, no por rabia, no por azahar, votemos con el criterio de que de eso depende nuestra economía, nuestra historia, nuestro prestigio, nuestra palabra y sobre todo nuestro país, porque es y será una responsabilidad política que deberemos  cargar para toda nuestra vida.  

Perú y el proceso electoral

Perú y el proceso electoral

Ayer domingo, salí a visitar a mi hermana, con la incertidumbre de la caída de un globo o balde de agua en cualquier momento- no faltan los irrespetuosos que se creen divertidos por echarle agua a cualquier transeúnte que pasa sin pensar siquiera en la libertad individual que cada quien tiene; en fin, es materia para un articulo, el de los carnavales en Lima.

Como les contaba, iba con mi pequeño hijo, vigilante para esquivar los bombazos de agua, cuando me percate de unas banderolas (gigantografías) del candidato Ollanta Humala, en la avenida principal de San Juan de Lurigancho.

Me detuve para ver que propuestas tiene este mencionado candidato, ninguno, solo era un paisaje indefinido con la foto del mencionado en medio- que mal hacen en gastar tanto dinero en estas propagandas sin sentido- me dije para mis adentros.

Pero, tal fue mi sorpresa cuando de repente llegaron unos jóvenes con pancartas de cartulina y se pararon en el paradero mostrando frases como: “Ollanta, estafador Político”, “Humala violador de los derechos humanos” y otros lemas mas, que no alcance a distinguir, los jóvenes estaban parados en la Avenida mostrando sus pancartas a todos los transeúntes y los pasajeros de microbús que pasaban por allí.

Mi reacción inicial fue de sorpresa, pero luego de reflexionar bien, me di cuenta que en nuestro país existe una parte de gente que tiene dos dedos de frente como dice el dicho, me dio alegría al ver a estos jóvenes que respondían de manera valiente y sin ningún tinte político – al menos no lo mostraron en las pancartas- tratando de decirles a la gente que no se dejen engañar por vendedores de sebo culebra, en este caso, la postulación de Ollanta Humala. 

Es pertinente anotar que en anteriores procesos electorales no había visto esta forma de responder a la propaganda de algún candidato, al menos en el distrito mas poblado de Lima, que es, el de San Juan de Lurigancho, donde vivo hace mas de 20 años.

Analizando un poco esta forma de contrarrestar un mensaje a través de otro mensaje contrario, pero con la presencia directa de personas, no pude resistir la curiosidad de preguntarme si estos chicos fueron pagados por alguien. Para salir de la duda estuve pasando por el lugar unas horas después y ellos seguían allí, me acerque y los vi con la convicción de que estaban seguros de lo que hacían, entonces tuve la oportunidad de soslayar mi duda, al menos aparentemente, de que es posible que existan personas conscientes que se arriesgan a recibir una agresión, verbal o física por dar a conocer su opinión, sobre todo en temas políticos como en este caso.

En ese momento, también me pregunte ¿y donde están los humalistas, los llamados militantes del “comandante Ollanta”? cuyo local partidario se encuentre precisamente a menos de tres cuadras antes del mencionado lugar en donde ocurría esto.

Es bien conocido por los pobladores de este populoso distrito que los “militantes humalistas” son antiguos ex militantes reciclables de los “toledistas”, “izquierdistas” y todos los “istas” que siempre se suben al carro del candidato que esta arriba en las encuestas, oportunistas de siempre, cambiantes de ideas y tránsfugas sociales que siempre están prestos a franelear a cualquier bufón político del momento, con tal de recibir alguna prebenda o puesto público del tan saqueado estado peruano.

Me fui a casa pensando en el impacto que puede tener esta manera de expresar las ideas de una forma tan particular,  algo que podríamos catalogar de espontáneo pero a la vez reflexivo, sin insultos bajos, ni grescas callejeras, es decir la participación directa del ciudadano ejerciendo su derecho a decir lo que piensa de los políticos. Ojalá estos candidatos tuvieran un mínimo de espontaneidad, de transparencia y de respeto por la política, eso es todavía mucho para ellos y para nuestro querido pueblo peruano.

Despues de una prolongada ausencia

Despues de una prolongada ausencia

Hola amigos de la red de blogs, por un tiempo estuve fuera, por razones de trabajo, realmente extrañe mucho este espacio para comunicarme con ustedes, ahora estoy de vuelta. Estuve realizando un trabajo de campo que va a servir para mi tesis, es realmente aleccionador realizar un trabajo asi, y sobre todo conocer ciertos aspectos de la realidad de una poblacion afectada por la violencia politica que ocurrio durante el periodo de 1980 a 2000 en mi pais.

Hubo mucho desplazamiento de las zonas sierra sur del Perú, la mayoria pobres quechuahablantes que no tuvieron otra alternativa que huir dejandolo todo porque estaban en medio de un conflicto interno y que en su mayoria en  perdieron a sus familiares, muertos, desaparecidos, torturados o encarcelados  teniendo que empezar de nuevo aqui en Lima, invadiendo lugares inospitos que hoy constituyen los grandes centros poblados que rodean Lima, estas personas no tuvieron ninguna ayuda del Estado y hoy se pretende reconocer sus derechos mediante un registro y acreditacion para elaborar los programas de ayuda que en consonancia con las recomendaciones de la Comision de la Verdad y Reconciliacion establece la ley del Plan Integral de Reparaciones (publicada en julio del presente año) que esta aun muy lejos de elaborarse, toda vez que estamos en proceso de cambio de gobierno y como todo lo que se hace en el Perú es un constante volver a empezar en cada periodo de gobierno dependera de que el proximo tenga la "voluntad política" para cumplir y hacer cumplir las leyes.

He constatado que existe una gran desconfianza en el estado, los peruanos ya no creen en sus politicos, hay una especie de resquebrajamiento entre el ciudadano y el Estado, un rompimiento de ese pacto social implicito que hace que el poder sea entregado a un estamento especial que dirija y decida la vida cotidiana del pueblo, hay mucha frustracion y rabia contenida hacia los representantes y las instituciones del Estado y en el peor de los casos una confusion peligrosa, el creer que el gobierno es el Estado y que como todo esta mal, corrupto, no sirve; por eso es que en estas elecciones el discurso radical de Humala esta tomando cuerpo y esto preocupa no tanto porque el resultado de las elecciones favorezca este discurso radical, sino porque este discurso, esta lejos de resolver los problemas del país.

No quiero entrar en un análisis sobre el llamado fenómeno Humala, esto será materia de otro articulo que espero publicar, lo que me preocupa es que tanto los politicos, como los ciudadanos estamos en una especie de limbro sin rumbro, la mayoria no sabe por quien o porque va a votar, y como el voto en el Peru es obligatorio hay que votar por alguien, lo mas preocupante es  que para el sector de los jovenes les da igual quien gane, no hay espectativas para ellos, decidiran su voto como en un juego de azar, de oportunidad para conseguir trabajo, asi estan las cosas, la historia de nuestra vida electoral esta plagada de oportunismos y de convertir a la politica en un negocio de inversion beneficio, hasta para el que vota es asi¡¡, que me das si te doy mi voto ¡¡.

En fin tenemos que seguir conversando de esto y de como debemos mirar el futuro, si el FUTURO, porque eso existe, no es solo el hoy y mañana, lamentablemente estamos acostumbrados a vivir solo el presente y no somos conscientes qu, de lo que hagamos hoy depende nuestro futuro y el de nuestros hijos.

¿Encuestas Marcianas?

¿Encuestas Marcianas? Leyendo los diarios me encuentro con el titulo de la columna de Alfredo Barnechea: "Ya vienen los Marcianos" en el que hace referencia del comentario del señor Ralph Murphine consultor político quien ha declarado que los electores peruanos no quieren a la clase política pero que, debido a los casos de Fujimori y del propio Toledo, tampoco confían en los “outsiders”. Sólo les queda, ha dicho, elegir a un marciano.

Se pregunta Barnechea que si tiene razón, las encuestas estarían mintiendo. Pero lo mas interesante de este articulo es el análisis que hace del electorado peruano a quien califica de desencuadrado inorgánico y volátil porque no esta encuadrado en ideologías ni en partidos. Y esto es muy cierto.

Las encuestas como bien lo analiza, solo plantean las preguntas en función de una sola dirección, es decir orillan al encuestado a responder por tal o por cual y casi siempre las respuestas son obligadas en este sentido o como diría una frase marketera, busines son busines. Es decir, estas no pueden ser instrumentos validos para medir las tendencias de un electorado que según la historia decide su voto unos días antes de las elecciones.

En su análisis nos dice claramente que los únicos a quienes les interesan las encuestas, o mejor dicho quienes se las creen son los políticos o aspirantes a ello, la prensa y sus rumores y a los donantes de campañas, al único que no les engañan es al votante, que en ultimo caso ni siquiera las leen.

Importa mucho lo que sostiene Alfredo Barnechea al referirse al electorado joven (hasta los 30 años) , quien es el elemento clave para saber que ocurrirá en las próximas elecciones, depende de cómo se muevan ellos, nos dice, en medio del escepticismo, la inmediatez que los caracteriza, El mundo en el que creen es sólo el inmediato que los rodea, hemos de vigilar como van a responder, si ellos despiertan habrán nuevas alternativas, pero si no, habrá mas de lo mismo. Ese es el peligro de seguir arrastrando una llamada clase política que vive solo en las encuestas y en los medios de comunicación, pero que no vive en las necesidades, demandas y propuestas de un pueblo que ya esta cansado hasta el hartazgo de tanta palabrería, tanto escándalo y tanta corrupción. Pongamos nuestros ojos en los jóvenes para que se abran nuevas alternativas, para que renazca la ilusión de trabajar por un país que merece ser mejor.

Perú: entre el hartazgo y el acuchillamiento político

Perú: entre el  hartazgo y el acuchillamiento político Aunque no lo crean en estos últimos días, mi silencio en este espacio obedece mas al hartazgo de ver como los políticos peruanos entre intrigas y maniobras se pelean por el poder, que a la falta de tiempo para escribir.

No es una excusa, es una especie de confesión de algo que esta allí adentro y que por diversos motivos lo callamos. No es posible que mientras los niños recorren las calles desprotegidos y ateridos de frió en altas horas de la noche para vender unos caramelos, muy cerca del Palacio de gobierno, nuestros políticos con la mas abyecta ceguera y mediocridad se están acuchillando simultáneamente presentando a la población una triste escena de intrigas y trampas por el poder.

En medio de esto me pregunto ¿a quien le importa el país?, cierto es que desde hace mucho tiempo (podríamos decir desde la Instauración de la República) no hemos tenido una Nación, nuestra Nación en formación, se deforma cada vez mas, por el individualismo caudillista, mediocre y sátrapa de la llamada clase dirigente en el Perú.

Las frases grandilocuentes de la lucha contra la pobreza y juntos si podemos¡ nos retumban en la cabeza cada vez que prendemos el televisor para escapar un poco de la realidad en la que vivimos. Un país en donde los políticos solo piensan en llegar al poder para controlar, saquear y despilfarrar las arcas del Estado a costa de los impuestos, de la miseria de la agricultura, de la pobreza y marginación de gran parte de la población que no tiene acceso a comprar los productos que con tanta pompa anuncian serán incorporados a través del TLC, no merecen ser llamados como tales.

Es urgente, casi imprescindible, cambiarlo todo, desde los políticos, hasta la forma de hacer política en el Perú, esto me dirán ustedes ya son frases trilladas, si pero no dejan de ser verdad que para cambiar hay que transformar y para que eso sea posible debemos atrevernos a tomar parte en las decisiones del Estado. Cambiar la forma de elegir a nuestros gobernantes, no elegir por elegir o porque tenemos que votar por obligación o por el mal menor, esa practica ciudadana nos ha dado como resultado gobernantes solo para cinco años y luego que?, cual es nuestro futuro como país, como será nuestra economía en 10, 20 o 30 años, que va ha ser de nuestra energía, gas, petróleo, cuando se acabe, que energía alternativa se esta estudiando, cual será nuestra respuesta frente a la inminente competencia de los productos de afuera a menos precio que ingresaran con el TLC y que desplazaran a los productos nacionales que no cuentan con subsidios ni ayuda del Estado para competir en exportación?.

Se ha preguntado usted eso?, cuando va en la combi (aparte del peligro mortal de viajar en este vehículo) no siente necesidad de saber que pasara con nuestra población que se incrementara y que se vera atiborrada de mas combis, smog y polución de intoxicación cotidiana y mortal del medio ambiente y de la vida?, cuando seremos parte de la solución y no del problema?, que estamos esperando?, que los titulares de los periódicos chicha nos digan el chisme del día para criticar y despotricar de todo pero no proponer nada?.

Construyamos nuestro país

Pensemos un poco mas en el sentido de la vida, no vivimos solo para comer, trabajar o jaranear, vivamos un poco la vida en si, no solo el presente, el futuro es parte de la vida, del mundo, de nuestros hijos de la humanidad, dejemos de mirar solo el árbol y aprendamos a mirar el bosque, para sobrevivir a la debacle de la historia que al parecer es la deshumanización.

Actuemos, participemos, construyamos un proyecto país, desde el lugar o función que estemos, un proyecto de vida mas allá de los intereses individuales y mezquinos de acumular dinero a costa de todo, mas allá de juntarnos en una pollada, discoteca, o local patronal, construyamos un modo de vida, un futuro, una esperanza para nuestros hijos, con valores, con ideas, con un actuar responsable, sin dobleces, sin engaños ni hipocresías. Solo así podremos salvar a la política del fango en el que la han hundido estos mal llamados políticos, nada es para siempre igual, pero depende de nosotros que las cosas cambien y para que ello suceda hay que involucrarse en el cambio, espero sus comentarios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Reflexiones sobre la probidad de los “magistrados del poder judicial en el Perú” a propósito de la ley de arresto domiciliario

Alguna vez me he preguntado, si detrás de esos “magistrados” que entre una ruma de papeles que denominan expedientes, existe o subsiste aun la persona, es decir la persona humana.... que hay de “sus criterios de conciencia”, en que se basa su “discrecionalidad” para decidir sobre la vida de otras personas, ¿que es el poder judicial en el Perú?, que o quienes le confieren el poder de ser probos, éticos, ciertos, justos o injustos o de impartir justicia.... ?.

La respuesta por ciencia y por experiencia se remonta hacia la misma formación del Estado, el llamado contrato social, el de la polis y la demo griega, la sustentación del Estado Naturaleza de Hobbes y otras teorias mas que explican porqué para los hombres fue y es necesario establecer normas, instituciones y estado que regulen nuestra vida en sociedad.

No tengo cuestionamiento sobre la necesidad y la existencia de las instituciones, el problema es que son las personas las que conforman las instituciones las que han convertido a estas en ineficaces y desprestigiadas , y allí esta mi disyuntiva?, ¿qué debemos hacer para recobrar la confianza en estas instituciones?.

La respuesta indignada de la población, es que todo esta corrupto, putrefacto por lo tanto deben desaparecer, esto es preocupante, es decir estamos cuestionando todo el aparato del estado de la forma gobierno, predominando el desorden, la anarquía, el caos y por ende vuelve como dirían los sociólogos y filósofos el estado naturaleza del hombre, la ira, la indignación la impotencia, la desesperanza que desemboca casi siempre en violencia social....

En medio de estas reflexiones, ayer en la noche recibí con alegría, entre la dicha de estar sentada en el estrado de una ceremonia de graduación en ciencia política (porque era una de las graduadas) y la felicidad de estar con mis familiares y amigos de promoción, la noticia de que el Tribunal Constitucional había declarado fundada la demanda de inconstitucionalidad contra la Ley que equiparaba el arresto domiciliario con la prisión efectiva. Pensé vaya que por fin hay una instancia jurídica en la que se puede confiar y que puede hacer lo correcto declarando la infamia como tal.

Sin embargo, hoy en la mañana al escuchar a algunos “magistrados” decir que el Tribunal No puede decidir sobre una ley que ya no es ley porque fue derogada.... nuevamente dije ah, es decir el hecho de que los que delinquieron, malversaron, y utilizaron el dinero de los peruanos para fines ilícitos, como los Wolfenson, montesinos, y demás compinches, solo se limita a las leguleyadas de los “letrados” de las argucias judiciales de los magistrados, jueces o fiscales, que solo imparten injusticia, corrupción e impunidad?

Y no es que pretenda quitar responsabilidades al congreso que ya bastante nos ha mostrado de su moral y dedicada labor congresal, sino que al pueblo no se nos deja un ápice de confianza en la instituciones, cuando se comete una injusticia, todos dicen hay que demandar, hay que pedir una ley, todo esta cifrado en las normas jurídicas, constitucionales etc, etc, pero que hacen los que están a cargo de estas instituciones?, no tienen el mas mínimo reparo para salir a favor de la corrupción, es decir, son una mafia enraizada de corruptos, en todos sus términos y esto tiene que parar....

Por eso el pueblo esta HARTO de tanta caradura, de tanta mentira, de tanta inmundicia... de tanta impunidad, pero al mismo tiempo no encuentra en quien confiar, no existe una luz en el camino entre la llamada clase política que tenemos no hay diferencia, entre uno y otro, solo matices y pareceres de acuerdo a los temas del momento de acuerdo a los titulares de los medios.

En eso se ha convertido la política en el Perú en campañas mediáticas de escándalos de corrupción, no hay propuestas no hay futuro solo hay presente, no sabemos que queremos por eso no sabemos a donde vamos, estamos extraviados en los caminos de la indignación, la ira la impotencia y la desesperada necesidad de encontrar un camino que nos lleve hacia la confianza, la verdad, la justicia, la seguridad, el bienestar.

Todo eso no lo encontraremos si seguimos pensando a rajatabla que todo esta mal, para encontrar un camino debemos primero confiar en nosotros mismos y asumir como compromiso social el participar en el cambio, primero cambiando nosotros mismos, no podemos pedir y pedir, tenemos que hacer, proponer, arriesgar, apostar por cambiar las formas y los medios de hacer mejor las cosas, no podemos caer presos de las indignación y seguir gritando o insultando todo el tiempo, es necesario proponer los cambios, la forma de elegir y fiscalizar a nuestros gobernantes mediante mecanismos de participación directa y efectiva como la votación libre, el revocar a los gobernantes antes del periodo de su gobierno, cambiar a los congresistas si estos no cumplen con sus funciones, participar organizadamente en la elección de los magistrados del poder judicial, en fin esto ya es materia de otro articulo y para ello requiero de sus comentarios, espero que estemos en contacto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿A donde vamos con el TLC?

¿A donde vamos con el TLC? Los titulares de los diarios en los primeros días del mes de febrero abordaron el tema del excesivo gasto que acarrearía enviar a mas de 20 congresistas a Colombia para ver de cerca las negociaciones de la VII Ronda del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos.

Si no fuera por este escandaloso aporte de los congresistas, casi nadie se fijaría en que las llamadas “negociaciones” para concretizar este Tratado Comercial con los Estados Unidos, están siendo manejadas por gente que no comunica a la población cuales serán las ventajas y desventajas que nos traerá la firma de este Tratado que de libre solo tiene el nombre porque para nosotros como país será una especie de suicidio económico.

El problema creo que no es solo de falta de información o comunicación, sino más bien que va ha resultar muy difícil mantener la tesis de que con el TLC nos vamos a beneficiar porque ingresaran mas productos, más tecnología y capital extranjero.

El problema principal radica en que las “ventajas comparativas” que nos brinda la firma de este tratado es desigual por donde lo miren. No somos un país con desarrollo industrial en manufactura, los standares de exportación están muy por encima de lo que nuestros productores agroindustriales pueden cumplir.

Si no, veamos el pedido que hacen los agricultores al gobierno para que se respeten los compromisos asumidos con referencia al punto nueve de la llamada “Carta Verde” en la que se establece el compromiso de corregir las distorsiones - llámese subsidios y ayudas internas que otorgan países como EE.UU a sus productores- y que aquí se pretende otorgar solo entre S/. 50 y 100 millones a los sectores que se verían favorecidos mientras que para los sectores como agricultura, industria farmacéutica y agro química quienes resultarían afectados por el TLC, sería insuficiente e irrisoria dicha compensación económica.

Aunque la comparación resulte un tanto ociosa, a diferencia de Chile en la que se ha desarrollado una industria nacional agroindustrial apoyada por el Estado, en el Perú los productores no cuentan siquiera con el apoyo de normas legales que les permitan invertir sin el consecuente pago de tributos excesivos que los hace perder más que ganar, tal es el caso por ejemplo de los sobrecostos en las exportaciones por el sistema de aduanas y marco tributario que son muy altos, en esta situación un sistema de competencias es francamente un suicidio económico anunciado.

Otro de los puntos importantes que no se esta tocando son los cambios estructurales (de infraestructura) que debería realizar o garantizar el Estado para mejorar la competitividad de los sectores de la pequeñas y medianas empresas (Pyme) que son el grueso de la producción nacional y que solo se beneficiarían a través de incrementar las exportaciones, ni hablar de los productos que entraran en competencia desigual contra la producción en vestido, medicinas etc.

Así están las cosas, mientras los Estados Unidos podrán tener acceso libre para sus productos, con impuestos bajos, subsidio a sus productos y con toda la infraestructura para barrer con los precios de los productos nacionales en cantidad y calidad, el sacrosanto libremercado hará lo propio, la ley de la supervivencia, entraran a él los que tengan el poder adquisitivo para comprar y vender y los que no, simplemente serán excluidos del mercado y de la vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres