Blogia
Rosalva

¿A donde vamos con el TLC?

¿A donde vamos con el TLC? Los titulares de los diarios en los primeros días del mes de febrero abordaron el tema del excesivo gasto que acarrearía enviar a mas de 20 congresistas a Colombia para ver de cerca las negociaciones de la VII Ronda del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos.

Si no fuera por este escandaloso aporte de los congresistas, casi nadie se fijaría en que las llamadas “negociaciones” para concretizar este Tratado Comercial con los Estados Unidos, están siendo manejadas por gente que no comunica a la población cuales serán las ventajas y desventajas que nos traerá la firma de este Tratado que de libre solo tiene el nombre porque para nosotros como país será una especie de suicidio económico.

El problema creo que no es solo de falta de información o comunicación, sino más bien que va ha resultar muy difícil mantener la tesis de que con el TLC nos vamos a beneficiar porque ingresaran mas productos, más tecnología y capital extranjero.

El problema principal radica en que las “ventajas comparativas” que nos brinda la firma de este tratado es desigual por donde lo miren. No somos un país con desarrollo industrial en manufactura, los standares de exportación están muy por encima de lo que nuestros productores agroindustriales pueden cumplir.

Si no, veamos el pedido que hacen los agricultores al gobierno para que se respeten los compromisos asumidos con referencia al punto nueve de la llamada “Carta Verde” en la que se establece el compromiso de corregir las distorsiones - llámese subsidios y ayudas internas que otorgan países como EE.UU a sus productores- y que aquí se pretende otorgar solo entre S/. 50 y 100 millones a los sectores que se verían favorecidos mientras que para los sectores como agricultura, industria farmacéutica y agro química quienes resultarían afectados por el TLC, sería insuficiente e irrisoria dicha compensación económica.

Aunque la comparación resulte un tanto ociosa, a diferencia de Chile en la que se ha desarrollado una industria nacional agroindustrial apoyada por el Estado, en el Perú los productores no cuentan siquiera con el apoyo de normas legales que les permitan invertir sin el consecuente pago de tributos excesivos que los hace perder más que ganar, tal es el caso por ejemplo de los sobrecostos en las exportaciones por el sistema de aduanas y marco tributario que son muy altos, en esta situación un sistema de competencias es francamente un suicidio económico anunciado.

Otro de los puntos importantes que no se esta tocando son los cambios estructurales (de infraestructura) que debería realizar o garantizar el Estado para mejorar la competitividad de los sectores de la pequeñas y medianas empresas (Pyme) que son el grueso de la producción nacional y que solo se beneficiarían a través de incrementar las exportaciones, ni hablar de los productos que entraran en competencia desigual contra la producción en vestido, medicinas etc.

Así están las cosas, mientras los Estados Unidos podrán tener acceso libre para sus productos, con impuestos bajos, subsidio a sus productos y con toda la infraestructura para barrer con los precios de los productos nacionales en cantidad y calidad, el sacrosanto libremercado hará lo propio, la ley de la supervivencia, entraran a él los que tengan el poder adquisitivo para comprar y vender y los que no, simplemente serán excluidos del mercado y de la vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Zenia -

Saludos:
Husmeando en las bitácoras de Perú he encontrado ésta y me ha parecido muy interesante. En Cuba se siguen mucho los temas relacionados con el ALCA.
Le invito a visitar un pedazo de Cuba que está en el ciberespacio. Las bitácoras ayudan a que los pueblos se conozcan. Hasta pronto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres